Un propósito FIT para el 2018

#Estilo de vida
Diciembre 19 / 2017

Estábamos recordando cuando nos conocimos. Los dos tan parecidos en todo, pero con una manera de comer muy diferente.

Nuestra alimentación parte de la cultura a la que pertenecemos, y yo, Juan, crecí en la selva. Mi esposa Meli creció en la ciudad de Medellín, por eso ya entenderán los hábitos citadinos de ella, (papas fritas, hamburguesa, helado, mecato; por el contrario, los míos son un poco más naturales (frutas, alimentos cocinados y frescos).

Cuando nos fuimos a vivir juntos tomamos la decisión de tener un estilo de vida saludable, que combinara ejercicio y buena alimentación, al fin y al cabo, ahorrábamos dinero y nos íbamos a cuidar para poder estar juntos hasta viejitos.

Para Meli fue un poco extraño, pero con creatividad fue muy divertido enseñarle a alimentar su cuerpo y también su alma. Mejor aún fue cuando comenzó a sentir los cambios físicos y mentales. Desde que comenzamos a alimentarnos saludablemente, muchas cosas han mejorado en nuestras vidas, dormimos muy bien, tenemos mejor digestión, buena figura, más energía, piel radiante, y muchos otros beneficios.

Estamos felices de optar por cuidarnos, al fin y al cabo, ¿si no lo hacemos nosotros quien más nos va a cuidar? Entonces lo mejor que podemos hacer es apoyarnos para seguir aliviados y en buena forma por siempre.

Por eso, los queremos motivar a tener una alimentación consiente. Donde realmente sepan que se están comiendo y eso como va a afectar su salud. En este 2018, deberían ponerle un reto a su salud; el de nosotros es tomar menos café. Vamos a mejorar, a planear y a tener un 2018 próspero en todos los sentidos.

FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO NUEVO.

Con cariño, Juan y Meli